Para crear una historieta la mejor manera es escribir el guión primero y dibujar las viñetas después. Sin embargo, antes de nada, hay que decir unos cuantos aspectos:

Aspectos para hacer una historieta

como-hacer-una-historieta¿A quién va dirigida? Hay que tener claro si va destinada a un público infantil o adulto, o a un colectivo concreto. Si conoces sus intereses, su edad, sus sentimientos o su clase social es más fácil adaptar la historieta a sus gustos y a su nivel de dificultad.

¿Qué finalidad tiene? No es lo mismo escribir una historieta para entretener que para enseñar, transmitir valores, denunciar o persuadir.

¿Qué tema va a tratar? Puede ser algo muy general, como la política, o algo más específico, como la actuación los miembros de un partido político ante una situación concreta.

¿Qué actitud o qué tono va a tener? Una historieta normalmente se concibe desde un punto de vista positivo, pero también puede ser negativo; con humor o con seriedad… Asimismo, puedes darle un tono más formal o más informal, irónico, sarcástico, cómico, etc.

¿Dónde se va a situar? Hay que buscar un espacio (interior, exterior…) y un tiempo (el pasado, la actualidad, el mes que viene…) concretos.

¿Cómo serán los personajes? Pueden ser reales, imaginarios, referentes públicos, personajes famosos, etc. Aquí también puedes definir el estilo (manga…). Y sobre todo, piensa cómo es cada personaje (enérgico, calmado…).

¿Cómo transcurrirá la historia? Hay que imaginar una línea del tiempo y decidir si los hechos van a suceder de manera lineal o si pondrás saltos temporales como elipsis, secuencias retrospectivas (flashbacks) o saltos hacia adelante (flashforwards). Otra opción es alternar acciones paralelas.

Cuando se hayan decidido todas estas cuestiones será el momento adecuado para empezar a elaborar el guión: Piensa qué quieres contar y cómo quieres hacerlo. Puedes incluir diálogos, el desarrollo de un conflicto que se tendrá que solucionar, personajes secundarios que ayuden o fastidien al personaje principal… aquí se pone en marcha tu potencial para escribir una buena historia. No olvides repartir el argumento en el número de viñetas que desees obtener.

Las ilustraciones se pueden realizar en papel o por ordenador. En cualquier caso, debes partir de unos bocetos hechos a mano, de modo que tendrás que practicar el trazo de los personajes para que salgan bien desde distintos ángulos y en distintas posiciones. Pásalos a tinta para crear una matriz digital o píntalos si lo haces a papel.

Uncategorized

Cuando se redacta una bibliografia se deben hacer constar todas las referencias bibliográficas que se han utilizado para elaborar un trabajo o un proyecto con el fin de poder identificar inequívocamente los documentos originales. Aquí seguiremos las direcciones de la norma ISO 690:2013 para basarnos en un estilo normalizado con estándares internacionales.

Direcciones para hacer una bibliografia

como-hacer-una-bibliografiaLibros y monografías

APELLIDO(s), Nombre. Título. Responsabilidad secundaria (el traductor, el coordinador…)*. Núm. de edición. Lugar de publicación: editorial, año de edición. Núm. de páginas*. Serie*. Notas*. Disponibilidad y acceso*. ISBN.

Cuando hay dos o tres autores, se anotan todos separados mediante una y. Si hay cuatro autores o más, sólo se escribe el primero y a continuación se utiliza la sigla et al. entre corchetes o la expresión y otros.

El número de edición se hace constar sólo a partir de la segunda edición.

Ejemplo:

BERNARD, Claude. Introducción al estudio de la medicina experimental. Mauri, Assumpta y Puerta, José Luís (trad.). Madrid: Mediscript, 2011. 556 p. Colección de Humanidades. Edición bilingüe. ISBN 9788493851804.

Partes de un libro

APELLIDO(s), Nombre. “Título de la parte”. En: Autor de la obra completa, Título de la obra. Núm. de edición*. Lugar de publicación: editorial, año de edición. Páginas que ocupa la parte en la obra.

Ejemplo:

SNAVELY, Benjamin B. “Continuous Wave Dye lasers I”. En: Schäfer, F. P. Dye lasers. Berlín: Springer, 1990. P. 91-120.

Artículos de revistas o periódicos

APELLIDO(s), Nombre. “Título del artículo”. Título de la revista. Núm. de edición. Año de la revista, número de la revista, páginas que ocupa el artículo en la revista.

Ejemplo:

PRIETO, Pilar. “The development of codas in Catalan”. Catalan Journal of Linguistics. 2006, vol. 5, p. 237-272.

Referencias electrónicas

Se anotan los mismos datos que en el formato de papel pero añadiendo la URL entre comillas angulares y la fecha de consulta.

Ejemplo:

CENTRO VIRTUAL CERVANTES. Diccionario de términos clave de ELE. Madrid: Instituto Cervantes, 1997-2014. <http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele> [Consulta: 12 junio 2014].

Página web

AUTOR. Título. <URL> [Consulta: fecha].

Ejemplo:

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. Diccionario de la lengua española. <www.rae.es> [Consulta: 20 diciembre 2014].

Ordenación de las referencias

Las referencias bibliográficas se presentan ordenadas alfabéticamente según la autoría, ya sea mediante el apellido de los autores o bien por el nombre de la entidad responsable. En caso de desconocer la autoría, las referencias se ordenan por el título.

Abreviaturas

Cuando falta alguno de los datos o cuando hay varios autores, se suele indicar en la referencia bibliografia mediante las siguientes siglas:

[s. f.] sin fecha

[s. n.] sin editorial

[s. l.] sin lugar de edición

VV.AA. varios autores

Uncategorized

Escribir una carta de amor muchas veces resulta una tarea complicada si lo que se procura es crear algo rebuscado para realzar cuánto nos gusta o cuánto queremos a esta persona. Pero de hecho las mejores cartas de amor, y las que más sorprenden, son las que se centran en los pequeños detalles que nunca le decimos, por muy absurdos que puedan parecer: un rasgo físico que nos encanta (por ejemplo, que tiene la parte blanca del ojo tan y tan blanca, cuando todo el mundo la tiene llena de venas y rojeces), ese gesto que tanto nos llama la atención (por ejemplo, cuando se muerde los labios al pensar), un movimiento (por ejemplo, cuando camina con la barbilla bien alta), o esas ideas que siempre nos sacan una sonrisa. Simplemente, piensa qué es lo que más te gusta de él o de ella y escríbelo detallando las sensaciones que te produce.

Lo más importante en el momento que te pongas a hacer una carta de amor es que la carta sea totalmente vuestra, que rehúya de los tópicos amorosos y de las frases artificiosas: será mucho mejor con detalles que os identifiquen a vosotros y que reflejen vuestros sentimientos. Además, se puede añadir la experiencia de algún momento fantástico que hayáis vivido juntos, el cual os haga surgir una sonrisa de simpatía o de ternura (¿qué tal sobre el día descubristeis que estabais hechos el uno para el otro?). O incluso alguna vivencia extravagante que aporte un gracioso toque de locura (¿Un día que estabais en medio de la nada y empezó a diluviar? ¿Un día en que la elaboración de un pastel derivó en una guerra de ingredientes?).

Que más tengo que saber para hacer una carta de amor?

como-hacer-una-carta-de-amorA parte del contenido, una buena carta de amor también se tiene que cuidar la forma para garantizar que la experiencia de lectura sea agradable. Escríbela a mano para hacerla más tuya, evita los tachones y las faltas de ortografía, y trata de hacer las líneas bien rectas, poniendo una plantilla o una libreta debajo de tu hoja para seguir los trazos. También es importante que la hoja no esté arrugada ni deteriorada. En cuanto a la extensión, no hace falta hacer algo muy largo o complejo: es mejor un mensaje corto y sincero que más largo y rebuscado. Para hacerlo más original, e puede sustituir la hoja por otros soportes más creativos.

Para un toque final más especial, léesela en voz alta al mismo tiempo que la esté leyendo en el papel.

Uncategorized

Una autobiografía es una narración personal que se caracteriza porque el escritor es el protagonista, que cuenta su propia historia, el qué y el cómo de sus experiencias, de una manera íntima y subjetiva. A diferencia de unas memorias, una autobiografía no comprende un periodo de tiempo concreto, sino que abarca toda la vida del autor.

Autobiografia

En este género, la estructura y la forma es más bien libre, sujeta a la voluntad del autor. Sin embargo, lo más habitual es que estas narraciones estén estructuradas por las siguientes etapas, ordenadas cronológicamente:

  1. Introducción. Lo primero es dar información sobre ti mismo/a. Tu nombre completo, el lugar de nacimiento, tu logro principal en la vida… y todo lo que alguien que no te conociera de nada debe saber sobre ti para generar una visión completa de tu persona.
  2. Infancia y juventud. Esta etapa es muy variable, puede comprender sólo tu niñez o incluso los años más avanzados de juventud, según consideres oportuno o dependiendo de alguna vivencia relevante que te haya marcado un límite en el tiempo. Aquí puedes recoger tu situación familiar, la educación que recibiste (y la que quisieras haber recibido), tus actividades favoritas, etc.
  3. Adultez. Tus trabajos, tu trabajo actual, tus logros, tu familia, tu tiempo libre, decisiones importantes, y cualquier episodio que haya cambiado tu vida o hubiera podido hacerlo.
  4. Madurez. En esta etapa es más habitual centrarse en considerar lo que se ha hecho durante la vida y en lo que se hubiera deseado hacer, en valorar y ofrecer un punto de vista crítico. También es frecuente anotar cómo se ve uno/a mismo/a en el momento de escritura y cómo lo gustaría que le viesen los demás en la posteridad.

autobiografia

El autor decide hasta qué punto se quiere dar información personal de cada una de las etapas en la autobiografia, o si se quieren mencionar aspectos como la descripción física, el estado emocional, los gustos, las mascotas, etc.

Además de la memoria, hay otros materiales que pueden ayudar a crear una autobiografía, como los diarios personales que se han escrito en el pasado o fotografías. Las cartas antiguas pueden ser muy útiles para recordar y comprender hechos ocurridos en otros tiempos, y las conversaciones con otras personas cercanas también pueden ser de especial interés.

 

Para que sea agradable y más interesante para el lector, una buena autobiografía tiene que crear intriga y suspense. Si consigues que el lector se vaya preguntando ¿Qué va a pasar? ¿Lo conseguirá? ¿Debería haberlo hecho? conseguirás la autobiografía perfecta.

Uncategorized

Un mapa conceptual es una representación gráfica que se utiliza para relacionar ideas y conceptos. Se trata de un recurso visual excelente para entender, sintetizar y memorizar cualquier información, especialmente útil para los estudiantes.

Elementos de un Mapa Conceptual

  1. Son las palabras clave (nombres o sintagmas nominales).
  2. Palabras de enlace. Son elementos de conexión (preposiciones, conjunciones, adverbios…) que unen varios conceptos para construir oraciones.
  3. Son frases u oraciones resultado de unir conceptos con palabras de enlace.
  4. Líneas y flechas de enlace. Señalan las relaciones entre conceptos. Normalmente las líneas se utilizan para indicar una relación de subordinación; y las flechas, para marcar ejemplos.

Un mapa conceptual tiene una estructura jerárquica. Es decir, va de lo general o más incluyente (que se sitúa más arriba) a lo específico o menos incluyente (que se sitúa en la parte inferior en distintos niveles).

mapa-conceptual

Partiendo de la base de un texto, de un esquema, o de cualquier material similar, la mejor manera de elaborar un mapa conceptual a mano es la siguiente:

  1. Seleccionar los conceptos más importantes y anotarlos en una hoja.
  2. Determinar cuál de los conceptos es el más importante de todos, el que los engloba o comprende a todos. Éste va a ser el que se situará más arriba del mapa conceptual.
  3. Determinar una relación jerárquica entre los demás conceptos. Es decir, ordenarlos en diferentes niveles según cuáles engloban o incluyen a los demás, y anotar alguna proposición si es preciso para hacer el mapa más entendedor.
  4. Empezar a elaborar el mapa conceptual de arriba (de lo general) hacia abajo (a lo concreto) siguiendo los criterios de la lista anterior. Los elementos que estén en el mismo nivel se situarán a la misma altura en la hoja. Para que visualmente sea más claro, es bueno utilizar un color para cada uno de los conceptos del mismo nivel.
  5. Buscar relaciones cruzadas (palabras o frases) para vincular los conceptos entre sí con relaciones de causa, de consecuencia, de finalidad, de ejemplificación, etc., y señalarlas en el mapa.
  6. Muchas veces los elementos el mapa conceptual no quedan simétricos o bien dispuestos a la primera, por lo que generalmente se tiene que reconstruir “en limpio” una vez hecho. Lo más importante es que la información se pueda captar fácilmente con una ojeada rápida.

Otra manera de elaborar los mapas conceptuales es mediante herramientas digitales, como Creately, Cmap Tools, Mindomo o Gliffy.

Uncategorized